El Premio Nobel de Literatura a Heinrich Böll

Antecedentes

Hace 50 años, el 19 de octubre de 1972, Heinrich Böll recibió el Premio Nobel de Literatura. Las noticias de Estocolmo le llegaron a Atenas. El comunicado del jurado del Nobel decía que el premio se le concedía "por una poesía que ha tenido un efecto renovador en el ámbito de la literatura alemana por su visión de la historia contemporánea combinada con su arte de representación caracterizado por una sensible empatía".

Heinrich Boell

El Premio Nobel de Literatura a Heinrich Böll

El 21 de diciembre de 2017, Heinrich Böll habría cumplido 100 años. Desde su muerte en 1985, no ha habido ningún intelectual público comparable en Alemania: Böll se enfrentó a la izquierda política y a la derecha, a la Iglesia católica y a la prensa. Defendió a los refugiados de Vietnam y a los disidentes de Europa del Este. Era un humanista, pero no un moralista, y estaba convencido de que "el lenguaje, el amor y la ligazón hacen al hombre".

A la página del aniversario "100 años de Heinrich Böll

El Premio Nobel de Literatura a Heinrich Böll

Antecedentes haace 50 años, el 19 de octubre de 1972, Heinrich Böll recibió el Premio Nobel de Literatura. Las noticias de Estocolmo le llegaron a Atenas. El comunicado del jurado del Nobel decía que el premio se le concedía "por una poesía que ha tenido un efecto renovador en el ámbito de la literatura alemana por su visión de la historia contemporánea combinada con su arte de representación caracterizado por una sensible empatía".

Premio Nobel para Heinrich Böll en un año difícil

"Cómo, yo solo, y no Grass también?" Este fue el primer comentario de Heinrich Böll cuando, de camino a Israel, le llegó a Atenas, el 19 de octubre de 1972, la noticia de que había sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura. La pregunta sobre Grass estaba justificada, ya que los pronósticos de los periódicos se centraban desde hacía tiempo en los dos escritores alemanes occidentales que competían entre sí, Heinrich Böll y Günter Grass. Las elevadas cifras de difusión de los dos escritores en Alemania Occidental y Oriental, pero también en el extranjero, fueron probablemente una de las razones. Otra razón fueron los libros que Grass y Böll acababan de publicar. Grass publicó en 1972 su novela Aus dem Tagebuch einer Schnecke (Del diario de un caracol), en la que recogía su participación en la campaña electoral a favor de Willy Brandt y el SPD (Partido Socialdemócrata Alemán) entre 1969 y 1972 en un diario semi-ficticio; y la novela de Böll Gruppenbild mit Dame (Foto de grupo con dama) había aparecido en otoño de 1971, un libro que el propio Böll dijo que era un "resumen y desarrollo" de su obra anterior.

El nombre de Heinrich Böll también circuló ese año como posible candidato a un Premio Nobel, el de Literatura, tanto más cuanto que poco antes había sido elegido Presidente del PEN Internacional (Poetas, Ensayistas, Novelistas) y casualmente se encontraba en Estocolmo en el momento del anuncio. Sin embargo, el Premio Nobel de Literatura fue concedido en 1971 al escritor latinoamericano Pablo Neruda, como "poeta de la dignidad humana violada", según lo describió la Academia de Estocolmo.

Un artículo y sus consecuencias

La Asamblea General del PEN Internacional celebrada en Dublín había elegido a Heinrich Böll como presidente el 12 de septiembre de 1971, con muchos votos del Bloque del Este. Con él, el PEN se convirtió en una especie de conciencia literaria universal, atacando valientemente a los gobiernos de los países fascistas y comunistas en los que no se respeta la libertad de la palabra. Como asociación de escritores, el PEN se compromete -tal y como reza su carta- a superar el odio entre naciones y razas y a defender la libertad de expresión. Sin embargo, los miembros del PEN también se comprometen a "contrarrestar los excesos de una prensa libre, como las publicaciones no veraces, la falsedad deliberada y la distorsión de los hechos, realizadas con fines políticos y personales". Böll llevaba tiempo preocupado por este punto de la CARTA. En abril de 1968, cuando Rudi Dutschke resultara gravemente herido en un intento de asesinato en Berlín y el periódico BILD fuera considerado en parte responsable del atentado cometido por Josef Bachmann en, entre otros, por sus campañas de incitación contra los estudiantes, se produjeron manifestaciones y acciones contra la editorial Springer en la noche del 11 de abril. Junto con Walter Jens, Golo Mann, Theodor W. Adorno y Alexander Mitscherlich, Böll formó parte de un círculo de 14 personalidades que se posicionaron públicamente en contra de la prensa de Springer firmando la "Declaración de los Catorce": "Este clima ha sido preparado sistemáticamente por una prensa que se presenta como guardiana de la constitución y pretende hablar en nombre del orden y de la mayoría, pero que con este orden no significa otra cosa que el dominio sobre las masas inconscientes y el camino hacia un nuevo nacionalismo determinado por la autoridad." En esta resolución, Böll y los demás firmantes exigían " entablar por fin un debate público sobre la preocupación que suscita el Consorcio Springer, sus condiciones políticas y económicas y sus prácticas de manipulación periodística".

Heinrich Böll

100 años de Heinrich Böll

El 21 de diciembre de 2017, Heinrich Böll habría cumplido 100 años. Desde su muerte en 1985, no ha habido ningún intelectual público comparable en Alemania: Böll se enfrentó a la izquierda política y a la derecha, a la Iglesia católica y a la prensa. Defendió a los refugiados de Vietnam y a los disidentes de Europa del Este. Era un humanista, pero no un moralista, y estaba convencido de que "el lenguaje, el amor y la ligazón hacen al hombre".

El 23 de diciembre de 1971, una noticia en primera página del periódico BILD llevó a Böll a pronunciarse por primera vez sobre el tema del terrorismo. Tras el atraco a un banco en Kaiserslautern en el que murió un policía, el periódico BILD concluyó y publicó el siguiente titular: "La banda Baader-Meinhof sigue asesinando. Atraco a un banco: policía muerto a tiros". El propio informe decía que la policía y la fiscalía no tenían todavía pistas sobre quién podría haber cometido este crimen. Una vez más, el periódico BILD había afirmado un hecho y acusado a personas, aunque no había pruebas para ello. El mismo día, Heinrich Böll anunció al editor del Spiegel, Rudolf Augstein, que escribiría un artículo sobre este informe periodístico sobre el robo del banco en Kaiserslautern.

Entre el 23 y el 26 de diciembre, redactó cinco versiones, en las que escribió un panfleto comprometido, a menudo polémico y muy emotivo, contra Axel Springer y su editorial.

En su artículo, Böll no argumentaba a favor del grupo que rodea a Andreas Baader y Ulrike Meinhof, sino en contra de la información de los medios de comunicación de Springer, en este caso el periódico BILD-Zeitung, que, según Böll, con titulares como "La banda Baader- Meinhof sigue asesinando" llamaba literalmente al linchamiento. Böll exigió proporcionalidad: " No hay duda - Ulrike Meinhof vive en estado de guerra con la sociedad.... Ahora es una guerra de seis contra 60.000.000". Creía que esta proporción se cumpliría mejor no derrotando a los miembros del grupo en un tiroteo, sino intentando ofrecer "clemencia" o al menos un "salvoconducto", que debería dar lugar a juicios públicos. Sin embargo, supuso que al menos Ulrike Meinhof no esperaba justicia de esta sociedad. Un desaire particular lo constituyó la exigencia de ofrecer a Ulrike Meinhof un "salvoconducto", "un juicio público, y que también se juzgara públicamente al Sr. Springer, por instigación a la violencia".

Böll dijo más tarde que había querido conciliar y mediar con este ensayo, para facilitar el regreso de los miembros de la RAF (Rote Armee Fraktion - Facción del Ejército Rojo), para mostrar a la sociedad, al público, a los medios de comunicación, a las autoridades una forma de contrarrestar la polarización y el endurecimiento de los frentes. En el enfrentamiento con la editorial Springer no hubo palabras conciliadoras, como se desprende de la provocación. Pero ciertamente tenía la intención, aunque encubierta, de pedir al grupo que se rindiera.

La situación especial de los escritorios en esos días de Navidad y la situación de la fuente fueron fundamentales para el proceso de escritura, que duró cuatro días. Casi toda la información para este texto -concebido para el semanario Der Spiegelprocedía de artículos que Böll había recogido en su hemeroteca.

Tras un breve período de edición, Böll envió el texto a Rudolf Augstein el 26 de diciembre de 1971 y pidió en la carta adjunta que no se cambiara nada sin discutirlo con él. Sin embargo, el texto sufrió un cambio no consensuado, ya que los editores no utilizaron el título que Böll pretendía, "Tanto amor a la vez", sino un pasaje del texto ("Quiere Ulrike Meinhof que se llegue a esto? Quiere piedad o al menos un salvoconducto?"), que fue reformulado en un título de cita (aparente) "Quiere Ulrike piedad o un salvoconducto?". El hecho de que se cambiara el título iba a ser significativo para el siguiente debate público sobre Böll. "Tendrá Ulrike piedad o conducta libre?" sugería una simpatía, una familiaridad personal e incluso una cercanía amistosa entre Böll y Ulrike Meinhof que en realidad nunca había existido.

Exacerbación mediática

Böll ya sabía de antemano que iba a polarizar con su frase, y como era de esperar, los periódicos de la Editorial Springer BILD titularon (Tontos, bufones de la corte, malditos tontos: dicen 'liberar', quieren decir 'destruir'") y Welt ("Libertad de opinión armada") comentando el artículo de Böll al día siguiente. Pero poco después de su publicación, quedó claro que el artículo de Böll, que estaba claramente dirigido contra el periódico BILD, fue reinterpretado como uno a favor de Ulrike Meinhof y tuvo un fuerte impacto en la percepción pública de Heinrich Böll en 1972 en particular y en los años siguientes.

El mismo día de la publicación de Spiegel, Böll, como presidente del PEN internacional, se pronunció en la revista política Panorama sobre la condena del escritor y disidente soviético Vladimir Bukovsky. En el programa argumentó que no podía hacer ninguna declaración pública sin consultar al PEN Internacional y a sus comités. También habría que examinar primero si la situación de Bukovsky podría mejorarse de otras maneras. En ese momento, Böll ya había planeado su viaje a Moscú en marzo, pero no lo mencionó en esta entrevista. La aparición del artículo de Spiegel y la aparición televisiva de Böll el mismo día fueron una mera coincidencia, pero en el curso posterior de la disputa se combinarían en la narrativa de que Böll estaba comprometido con la defensa de los terroristas pero negaba cualquier forma de apoyo a los disidentes en la Unión Soviética. Sobre todo, los publicistas, editores y democristianos conservadores de derechas del entorno de la "Deutschland-Stiftung, (Fundación Alemania)”, fundada en 1967 -en el momento álgido de los disturbios estudiantiles- por Kurt Ziesel, que apostaba por una renovación conservadora de la vida intelectual, cultural y política, polemizaban, agitaban y argumentaban contra las reformas liberales o las modernizaciones pluralistas, que juzgaban de ideología socialista. Especialmente durante el periodo de la coalición social-liberal, la Deutschland-Stiftung, con su revista mensual Deutschland-Magazin, se consideraba un bastión extraparlamentario del conservadurismo con buenos contactos con la dirección del Partido Unión Socialcristiana de Bavaria CSU.

El 26 de enero de 1972, el presentador del magazine del Canal Segunda Televisión Alemana (ZDF) Gerhard Löwenthal comentó que Böll y otros intelectuales de izquierdas eran "simpatizantes de este fascismo de izquierdas"; afirmó que "los Böll y los Brückner y todos los demás supuestos intelectuales de izquierdas no son ni un ápice mejores que los pacificadores intelectuales de los nazis". Böll no percibió esta declaración como una crítica, sino como una denuncia. Esta denuncia escondía ya la personalización del término "simpatizante", que a partir de entonces tenía una connotación negativa, con los dos nombres del profesor Peter Brückner y Heinrich Böll. Böll solicitó una medida cautelar, por un lado para prohibir a Löwenthal que volviera a reclamar tales cosas en el futuro, y por otro para señalar la diferencia entre la crítica y la denuncia en un proceso judicial público.

La disputa jurídica

El 29 de marzo de 1972 se inicia el litigio con Gerhard Löwenthal ante el Tribunal Regional de Colonia. Böll había intentado ejecutar un requerimiento contra Löwenthal y sus declaraciones en el Tribunal Regional de Colonia, pero el tribunal no lo concedió porque, en opinión de la sala civil, ya no existía el peligro de repetición necesario para un requerimiento.

Frank Heinemann describió el juicio bajo el título "In Sachen Böll gegen Löwenthal" (En el asunto de Böll contra Löwenthal) en el periódico Kölner-StadtAnzeiger del 30 de marzo de 1972: "Es una escena melancólica cómo Böll -bajo la connivencia un tanto condescendiente del presidente del tribunal- intenta explicar por qué Löwenthal había 'cruzado la línea entre la crítica y la denuncia'. A lo que añade en voz baja: "No sé si algo así es judiciable". [...] La melancolía se extiende por la sala, porque en realidad el tribunal no tenía que escuchar todo esto, estrictamente hablando en términos legales. Pero a Böll se le permite hablar, como si estuviera en una sala sin ecos. Löwenthal, que también había acudido a Colonia, sólo habló brevemente. [...] Que Löwenthal sigue siendo Löwenthal se demuestra en la sala del tribunal después del juicio. Apresuradamente fotografiado por un fotógrafo de la revista Quick, que había participado en los ataques a Böll, Löwenthal llama a Böll: "Por qué no lee atentamente el discurso pronunciado por el alcalde de Hamburgo, Schulz, en el funeral del policía hamburgués asesinado? Böll se muestra indignado después: "Eso ha sonado casi como si yo fuera el responsable de este asesinato. A partir de ahí se puede ver cómo piensa el Sr. Löwenthal, qué esquema de sospecha subyace en su actividad como comentarista".

Por muy frustrante que resultara este juicio para Böll, no iba a ser el último en 1972. En la revista ilustrada Quick (17/1972, p. 23), publicada por Bauer-Verlag, apareció un artículo con el título "BaaderMeinhof und Komplizen. Quieren imponer el socialismo por la fuerza de las armas". Al final del artículo, se imprimieron fotos del profesor Peter Brückner, del profesor Jürgen Seifert y de Heinrich Böll con el título: "Amigos de BaaderMeinhof: Brückner, Seifert y Heinrich Böll". Heinrich Böll quería demandar a Bauer-Verlag por medidas cautelares y violación de los derechos personales, pero después de que los abogados intercambiaran cartas sobre si se trataba de alegaciones de hecho o de juicios de valor, Böll no siguió adelante con este asunto legal.

Por otra parte, los debates sobre la seguridad interna se intensificaron porque entre el 11 y el 24 de mayo de 1972, la RAF llamó la atención con seis atentados terroristas. En el marco de una persecución nacional, los terroristas Andreas Baader, Jan-Carl Raspe y Holger Meins fueron capturados en Frankfurt el 1 de junio de 1972. Ese mismo día, la casa de Böll, en la región de Eifel, fue rodeada por policías fuertemente armados y registrada en busca de terroristas, suponiendo que Böll daría refugio a los terroristas o que éstos podrían estar escondidos en su casa. El 5 de junio de 1972, Böll, en su "calidad de Presidente del PEN Club Internacional", se puso en contacto con el Ministro Federal del Interior, Hans-Dietrich Genscher, pidiendo que se aclarara "en base a qué suposiciones, sospechas, posiblemente denuncias" se había registrado su casa. Genscher se refirió a los avisos recibidos por la policía, mientras que Böll asumió que esta acción era expresión y consecuencia de semanas de denuncias. En una entrevista de lapublicación Monitor con Erich Potthast el 12 de junio de 1972, Heinrich Böll explicó el motivo de su carta a Genscher: "Sólo al pensar en esta acción vi una conexión con las sospechas, las denuncias en parte en el parlamento, en el Bundestag, en la prensa, en los comentarios, tal y como se han producido contra mí desde enero del 72". En esta conversación explicó muy emotivamente: "No puedo trabajar en este país, en este clima de agitación actual. Y en un país donde no puedo trabajar, no puedo vivir. Me vuelve loco, sentirme siempre, siempre acosado, sentirme denunciado y estar siempre obligado: a negar, a hacer declaraciones a la prensa. No tengo una oficina como el Sr. Genscher y otros señores. No, yo soy es escritor".

Böll se refería aquí a un debate del Bundestag sobre cuestiones de seguridad interior el 7 de junio de 1972. En este debate, el parlamentario del partido de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) Friedrich Vogel destacó la importancia de la escena de los simpatizantes: "Por mucho que el uso de la violencia contra las personas o la propiedad hasta los recientes y terribles atentados deba preocuparnos, lo que debe ser casi más preocupante desde el punto de vista de la seguridad interna es el caldo de cultivo de simpatizantes y ayudantes intelectuales en el que podrían brotar y florecer las semillas de la violencia". En este contexto, mencionó los nombres de los escritores Günter Grass, Hans Magnus Enzensberger y Heinrich Böll. Willy Brandt reaccionó en el Parlamento a las acusaciones contra los escritores a los que se dirigió, "que no pueden defenderse aquí y a los que no se ha hecho justicia intelectual". En el mismo debate del Bundestag, Oskar Schneider, de la CSU, comentó el compromiso de Böll con Alexander Solzhenitsyn: "No habría hecho mejor el señor Böll en preguntarse, en el caso de Solzhenitsyn y sus amigos perseguidos, como en el de Bukovsky, qué perderíamos si este Estado con sus posibilidades sociales, económicas y culturales dejara de existir? Aquí, el Sr. Böll podría haber demostrado su liberalidad [...], su libertad de pensamiento. Guardó silencio". Concluyó en su discurso: "Es de suponer que no ha encontrado el valor para llamar injusticia a la injusticia, a pesar de ostentar el alto cargo de presidente del PEN. Quien cuestiona la verdad sobre nuestro Estado y nuestra sociedad de esa manera la distorsiona en la conciencia de los lectores, y con ello destruye la paz interior." Böll lamentó mucho que nadie contradijera al parlamentario Schneider y así sus insinuaciones y conjeturas siguieron teniendo efecto en la conciencia de muchas personas.

"Si mencionas a Böll, te refieres a todos los intelectuales críticos"

El 21 de junio de 1972, el periódico vespertino de Estocolmo Expressen informó de que "fuerzas fuertes" de la Academia Sueca abogaban por que el Premio Nobel de Literatura se concediera a Heinrich Böll este año. Esta noticia fue publicada por el periodico Nürnberger Nachrichten el 22 de junio de 1972, que también afirmaba: "Ya se había especulado en los últimos años que Böll era un prometedor candidato al Premio Nobel". El mismo día, el Berliner Morgenpost, que pertenece al grupo Springer, publicó un artículo sobre el mismo informe en el periódico vespertino Expressen bajo el título Y tenía que ser Böll?", en el que se afirmaba que Heinrich Böll, como presidente del PEN Internacional, había "abandonado vergonzosamente al poeta soviético condenado al ostracismo y premio Nobel [Alexander Solzhenitsyn, el ed. [...] La Academia Sueca no puede encontrar a nadie más digno que Böll? No puede encontrar a nadie que, al precio de toda seguridad personal, defienda los valores de la verdadera humanidad? Heinrich Böll no tenía intención de emprender acciones legales personales contra un periódico propiedad del Grupo Springer, pero en este caso, como representante de PEN Internacional, se sintió obligado a emprender acciones legales contra el editor del Berliner Morgenpost, la editorial Ullstein, que pertenecía al Grupo Springer. Por un lado, se trataba de dictar una medida cautelar para que cesaran las acusaciones denigrantes y difamatorias y, por otro, de una retractación del artículo. En la carta de los abogados de la editorial Ullstein, fechada el 4 de julio de 1972, se pedía a los abogados de Böll que demostraran la inexactitud del relato del Berliner Morgenpost. Heinrich Böll y su secretaria Renate Grützbach tuvieron entonces que dedicar mucho tiempo y energía a pedir a la emisora Saarländischer Rundfunk y a la emisora Westdeutscher Rundfunk las grabaciones de sus entrevistas sobre el tema de Solzhenitsyn, así como a solicitar al Secretario General del PEN Internacional, David Carver, una declaración escrita, y además, en su propia hemeroteca, copias de recortes de periódicos (Zeit del 14 de abril de 1972, Frankfurter Allgemeine del 14 de marzo de 1972, Sonntagsjournal del 14 de abril de 1972, Frankfurter Allgemeine del 14 de marzo de 1972, Sonntagsjournal del 17 de octubre de 1970, Junge Kirche de febrero de 1972) que demostraron que Heinrich Böll había comentado más de una vez a Alexander Solzhenitsyn. Esta "prueba" fue apoyada por una carta del abogado de Zurich Fritz Heeb, que apareció en Die Zeit el 14 de julio de 1972: "Como abogado de Alexander Solzhenitsyn, me siento personalmente obligado a oponerme a tal difamación de Heinrich Böll. Heinrich Böll ha demostrado ser extraordinariamente útil para Solzhenitsyn, y eso con hechos, no con meras palabras. Acusarle de haber abandonado a Solzhenitsyn es, a la vista de los hechos, una flagrante falsedad". El 5 de septiembre de 

1972, dos meses y medio más tarde, el Berliner Morgenpost publicó una corrección de los editores, declarando que entretanto se habían convencido de que el relato estaba basado en un error y que ya no se mantendría.

Además de estos ataques públicos y de una gran cantidad de insultos enviados de forma anónima, Böll recibía cada día innumerables cartas de apoyo y expresiones de solidaridad. Por ejemplo, un llamamiento en el periódico Baseler National Zeitung publicado el 10 de julio de 1972 por iniciativa del editor de Böll, Kiepenheuer & Witsch. Decía: "La indignación por los actos terroristas del grupo Baader-Meinhof sirven a una parte de la prensa, a ciertos comentaristas de televisión y a los políticos del Bundestag como coartada para discriminar de forma arrolladora la crítica independiente. Dicen Böll y se refieren a todos los intelectuales críticos que viven en la República Federal. Estamos de acuerdo con Heinrich Böll en que las insinuaciones, las sospechas y las difamaciones, que tienen el propósito de intimidar a las voces incómodas, crean un clima de odio que pone en peligro la libertad de expresión democrática en la República Federal y hace un gran daño a su reputación en el mundo". Este llamamiento fue firmado por 166 personalidades de la vida cultural. A pesar de la gran simpatía, algunos se negaron a firmar, entre ellos el crítico literario Karl August Horst, que consideraba que en ese momento la recogida de firmas para Böll podía interpretarse inevitablemente como electoralismo. Pensaba que los intelectuales no debían formarse como un grupo, sino que debían permanecer diferenciados para no dejarse atacar como un todo.

De hecho, muchos de los firmantes participaron en la Iniciativa de Votantes Socialdemócratas (SWI) junto a Heinrich Böll. La SWI, iniciada por Günther Grass ya en 1969, organizó apariciones en la campaña electoral y elaboró periódicos de campaña electoral con las aportaciones de varios partidarios destacados. Böll se convertiría en uno de sus protagonistas en la campaña para las elecciones anticipadas del 19 de noviembre de 1972, junto a Günter Grass y Siegfried Lenz. El hecho de que la fecha de las elecciones no tuviera lugar hasta noviembre, aunque la coalición gubernamental no tuviera una mayoría real desde abril, se debió a la organización de los Juegos Olímpicos de Múnich, que no debían utilizarse como plataforma de la campaña electoral.

El 12 de octubre de 1972 comienza en Dortmund el congreso extraordinario del partido de dos días de duración. Como representante de la Iniciativa de los Votantes, Heinrich Böll pronunció allí su discurso "Violencia en el banquillo". Allí habló de sus observaciones y experiencias de los últimos meses. "En los últimos años se ha hecho visible mucha violencia en este país, se ha hablado y escrito mucho sobre la violencia. Se ha acordado tácitamente que la violencia es sólo una, la violencia visible: Bombas, pistolas, bolillos, piedras, cañones de agua y granadas de gas lacrimógeno. Quisiera hablar aquí de otras violencias y otras fuerzas, aquellas contra las que la coalición social-liberal logró lo que logró: contra la violencia periodística masiva de algunas corporaciones de prensa, que dificultaron el trabajo y no se privaron de calumniar en un despiadado ambiente de manipulación." También se refirió al Consejo Económico de la CDU, que había recomendado presionar a los editoriales impopulares retirándoles la publicidad: "Y cuando se sabe que cada año se gastan unos cuatro mil millones de marcos en publicidad, se puede imaginar la violencia que hay detrás de esas recomendaciones". Para Böll, pues, no sólo había violencia visible en las calles, sino "también violencia y fuerzas que están en el banco y que se negocian mucho en las bolsas". Y se preguntaba: Que tanto de lo que vale la pena vivir es impedido, deformado, falseado por todas estas fuerzas que comandan nuestra vida cotidiana?

En esta asamblea del partido se dio el " banderazo oficial de partida " de la campaña electoral.

El Premio Nobel

El 13 de octubre de 1972, inmediatamente después de este Congreso del Partido, Heinrich Böll partió para un viaje privado a Israel con su esposa Annemarie y su hijo René. Como ya se ha mencionado, el 19 de octubre de 1972, Böll recibió en Atenas la noticia de que la Academia Sueca de Estocolmo había anunciado que se le había concedido el Premio Nobel de Literatura.

Como era de esperar, las reacciones a este anuncio fueron muy diferentes. Desde el ámbito político, el primero en responder fue el Presidente Federal Heinemann. "Ellos [se refiere a las obras literarias y ensayísticas de Böll, la ed.] son testigos contra la violencia y la opresión y admonitores de la paz y la reconciliación", telegrafió. Subrayó que en tiempos anteriores, los amonestadores del espíritu de Böll fueron relegados al papel de extraños en nuestro país. "Que se te entienda aquí y fuera cada vez más como un portavoz de nuestro tiempo". El Ministro de Asuntos Exteriores, Walter Scheel, telegrafió desde París durante una conferencia: "Con su trabajo ha dado a nuestra lengua una nueva resonancia en el mundo". En un telegrama de felicitación, el presidente de la CDU, Rainer Barzel, destacó la gran reputación de Böll en el país y en el extranjero. El Canciller Brandt se congratuló de que el premio se concediera a un hombre "cuya obra ha encontrado un gran eco más allá de su pueblo entre muchos en Occidente y Oriente" y que ha hecho mucho por agudizar la conciencia de sus semejantes. Franz Josef Strauß, Presidente de la CSU, advirtió del peligro de que "este premio Nobel se utilice también para hacer publicidad política".

Las reacciones en los periódicos y revistas fueron igualmente previsibles. En el periódico Süddeutsche Zeitung del 20 de octubre de 1972, Joachim Kaiser ya sospechaba cómo sería recibida la noticia: "Los adversarios de Böll, y por supuesto los tiene como todo autor que toma una posición decisiva en los llamados "temas contemporáneos", lo tienen ahora difícil. Por un lado, tendrían que alegrarse con angustia de que un poeta muy característico de Alemania Occidental, de hecho de la región de Renania-Colonia, haya recibido un premio no sólo para su propia gloria ante los ojos del mundo entero, sino también para la gloria de la sociedad que lo produjo, lo educó, lo toleró y lo respetó a su manera. Pero esta atormentada alegría queda probablemente ahogada por las preocupaciones político-tácticas. Detrás de este premio Nobel, una vez más, es probable que sólo se sospeche de propaganda electoral indirecta, de conspiración izquierdista, de fachada anarquista". El mismo día, el crítico Hans-Joachim Maitre escribió en el periódico Die Welt, bajo el título "Foto de grupo con Böll - El Premio Nobel de Literatura es un premio político", que el carácter primordialmente político del Premio Nobel de Literatura no podía ser negado. Para él, la otorgación del premio a Böll es una prueba de ello. "En un momento también de tensiones internacionales-culturales, la Academia de Estocolmo eligió a un laureado que, como ningún otro en el ámbito político europeo, había permitido que el sueño de la distensión mundial se convirtiera en una preocupación cotidiana y que su propia obra literaria-artística se marchitara sistemáticamente durante una década. No puede ser el juicio literario el que llame al norte a Heinrich Böll". Sobre la calidad literaria de Heinrich Böll, Maitre llegó a escribir: "La escasa imaginación, el manierismo devoto y la prescripción consecuente a las provincias intelectuales no suelen ser dignos de elogio en el ámbito literario. Ni siquiera cuando se les considera merecedores de un premio en Estocolmo. No hay nada que decir sobre el Böll político de este país. Su defensa de la violencia incluso dentro de un Estado estructurado democráticamente, su negativa a intervenir en favor de los espíritus libres encarcelados Bukovsky y Yakir en el Estado totalitario que le concede imposiciones gigantescas, son suficientemente conocidos." Otros medios de comunicación también repitieron la insinuación de que Böll, por un lado, estaba comprometido con la defensa de los terroristas, pero por otro, no apoyaba a los disidentes en la Unión Soviética.

Para Armin Eichholz en el Münchner Merkur del 20 de octubre de 1972, por un lado, era el momento de determinar algo digno del Premio Nobel en la literatura alemana de posguerra. "Por otro lado, un premio para el cada vez más político Por otra parte, un premio para la cada vez más definida políticamente "literatura comprometida" es siempre también una cuestión política, que naturalmente incluye consecuencias políticas. [...] Apenas hay un importante alemán de posguerra tema de la posguerra sobre el que Böll no se ha expresado en ensayos, protocolos, discursos o mesas redondas. Sin embargo, tal vez haya que mencionar que el

no siempre causaba la impresión más intelectual; de hecho, a veces se complacía precisamente en el gesto de un proletario de la tribu que había madurado ante el destino, que enfrentaba el sentido común a la terquedad intelectual sin corbata y fumando en pipa. Allí a veces vivía por encima de sus posibilidades". Heinz Beckmann señaló en el Rheinischer Merkur del 27 de octubre de 1972 que incluso las felicitaciones por el Premio Nobel tenían un tinte político. Bajo el título "Por qué Heinrich Böll?", explica que las calificaciones literarias de Böll desempeñaron un papel secundario en las reacciones al Premio Nobel. "Son tonos extraños después de la concesión de un premio tan preciado para la literatura. Casi nadie habló de literatura esta vez. Eso habría sido difícil, porque planteaba la pregunta: Por qué Heinrich Böll? Cuando Albert Camus recibió el Premio Nobel, nadie se preocupó por su antigua afiliación al partido comunista. En todos los frentes políticos, todo el mundo estuvo de acuerdo en que Camus merecía desde hace tiempo el alto premio por el bien de la literatura. En el caso de Heinrich Böll, sin embargo, la gente se contentaba con "gratificar" o "felicitar" o "felicitar de corazón", y quien quería decirle algo más que la vergüenza literaria llegaba a hablar sin tapujos o con un barniz idealista sobre la actitud de Böll, sobre el compromiso político de Böll. La literatura quedó excluida". Dieter Gütt, en el Abendzeitung del 20 de octubre de 1972, explicaba que, según sus propios principios, el Comité del Premio Nobel no sólo debía honrar el poder del lenguaje, el rango literario o las obras completas de un poeta, sino también su ímpetu moral, su actitud, su preocupación por la justicia y la humanidad: "El ciudadano alemán educado que profesa el conservadurismo político cristiano o nacional siempre ha estado convencido de que un poeta alemán debe ser apolítico. También Böll ha sido siempre apreciado por su obra literaria, su arte de describir el comportamiento burgués. Sólo cuando Böll empezó a denunciar libremente y sin piedad los fenómenos degenerativos de nuestra sociedad, la doble moral de las autoridades, la búsqueda excesiva de enemigos del Estado, el exceso de confianza de las autoridades, el poder del Grupo Springer para influir en la opinión pública, el escritor fue tachado de anarquista de salón, de millonario que atesora su dinero en las dictaduras, de cómplice de los atentados.

La mayoría de las reacciones en los medios de comunicación fueron de neutras a positivas. El 20 de octubre de 1972, Wolfram Schütte escribió para el Frankfurter Rundschau: "Se tiene la fundada impresión de que algo decisivo ha cambiado; que Alemania se ha despedido de su pasado, un pasado de miedo, terror y despliegue imperialista de poder. La reputación mundial de la que goza la República Federal (no sólo en Occidente) tiene un nombre político: Willy Brandt; espiritualmente, un contorno literario: Heinrich Böll y su obra. La visión que recae sobre ambos desde el exterior es de simpatía, de compasión, una prenda de esperanza. La espera ha sido larga, demasiada espera”

Karl Korn también se defendió en el periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung el 21 de octubre de 1972 de la acusación de que la Academia Sueca estaba interfiriendo en una campaña electoral y otorgando el Premio Nobel a favor de Willy Brandt: "Difícilmente se puede esperar que un hombre como Strauß sea capaz de entender un fenómeno como Böll o incluso que quiera aceptarlo, aunque sea con reservas. Al líder del partido no se le ocurrió pensar que el primer premio Nobel alemán en 43 años habría requerido un gesto, independientemente de la opinión política que se tuviera de Böll. Esto debería ser único en todo el mundo".

En los periódicos extranjeros que rindieron homenaje a la concesión del premio a Heinrich Böll, algunas voces se resumieron en los periódicos alemanes. En general, reconocieron a Heinrich Böll como representante destacado de la literatura alemana de la posguerra. El periódico liberal británico The Guardian escribió: "Böll es más controvertido que cualquier otra figura literaria importante en Alemania desde la década de 1930. Mientras que la reputación literaria de Grass fue decayendo a medida que su campaña electoral directa para el SPD le ocupaba más tiempo y energía, la reputación de Böll se ha disparado en el último año desde la publicación el pasado otoño de su último libro, "Retrato de grupo con señora". La derechista francesa Aurore describió a Böll como un escritor políticamente comprometido y escribió: "Con su compatriota Adenauer, Böll es uno de los productos más notables de esta Renania católica, tradicionalista y rigorista, aunque siempre un poco rebelde, donde se encontraba su cuna. Sin embargo, está lejos de compartir los puntos de vista del antiguo canciller fallecido". El independiente de izquierda Combat, al igual que el comunista Humanité, pone el acento en Böll como intelectual capaz de asumir una responsabilidad social y lo califica de "cristiano progresista". En Polonia, la Tribuna Ludu escribió: "Los círculos liberales de la República Federal consideran la concesión del Premio Nobel indirectamente como un homenaje a la postura decididamente antirreaccionaria de Heinrich Böll y su compromiso en esta campaña electoral con las fuerzas más realistas que favorecen la distensión. Casi toda la élite intelectual y de escritores de la República Federal participa en esta lucha". El periódico suizo Neue Zürcher Zeitung cuestionó la tradicional afirmación de la Academia de Estocolmo de que se guía únicamente por el juicio de valor literario: "Todo el mundo sabe que la Academia tiene en cuenta no sólo criterios estéticos, sino también tácticos, a la hora de elegir el ganador del premio". El periódico mencionó a Pablo Neruda, Pasternak y Solzhenitsyn en este contexto. El liberal milanés Corriere della Sera considera al nuevo Nobel Heinrich Böll no tanto como un gran talento literario, sino sobre todo como una conciencia social: "No cabe duda de que Böll no es uno de los más grandes escritores vivos de la escena internacional. En la narración de Böll, los jueces no premiaron las fuentes de la inquieta tensión de la obra maestra, sino la vivacidad, la integridad moral y la sabiduría novelesca de una de las conciencias más militantes de la Alemania de posguerra". En España,el Nuevo Diario escribió: "Su obra es un alegato constante contra la guerra y la injusticia, un llamamiento a la fraternidad universal, a la paz y al amor. Pero no en un falso tono beatificante, sino áspero, agresivo y sarcástico". El diario conservador danés Berlingske Tidende califica a Böll de "socialista, millonario y genio". Qué otra cosa es? Una paradoja: humanista católico. Tanto en las catedrales con olor a incienso como en las catacumbas marxistas, la gente lo reclama con cariño". El periódico socialdemócrata Aktuell relaciona a Böll con los demás representantes de la literatura alemana de posguerra: "Algunos habrían considerado más sensato dar el premio Nobel a Günther Grass, más modernista y explosivo. Sin embargo, los tres grandes escritores alemanes de la posguerra se parecen en muchos aspectos: Günther Grass, Siegfried Lenz y Heinrich Böll. Böll es el más veterano. La era del Nobel de los otros dos seguramente está por llegar".

"Por el amargo amor al ser humano"

Del 13 al 18 de noviembre de 1972, el PEN Club Internacional se reunió en la Academia de las Artes de Berlín. Sin embargo, Heinrich Böll no viajó a Berlín hasta el 15 de noviembre de 1972, ya que tenía que hacer una aparición en la campaña electoral junto con Willy Brandt en el pabellón deportivo de Colonia en la noche del 14 de noviembre de 1972.

La semana del PEN internacional estuvo marcada por dos importantes puntos de negociación. Para intensificar una de las tareas esenciales del PEN, el apoyo a los autores encarcelados y perseguidos políticamente en todo el mundo, se fundó un comité para los "Escritores en Prisión", que, por primera vez, también contaba con representantes de los países socialistas, para llevar a cabo esta importante tarea de forma más específica y completa. Además, Böll inició un debate para que el PEN dejara de ser un puro club de poetas y se convirtiera en una asociación de escritores con un compromiso político. Sin embargo, la propuesta de revisión fue rechazada. Sin embargo, como informó el Schwäbische Zeitung del 20 de noviembre de 1972, los delegados estaban satisfechos: "'Desde que Böll es presidente', señala el delegado de un centro europeo del PEN que asistió al congreso de escritores del club internacional del PEN, 'han ocurrido muchas cosas para los escritores, discretamente y sin alboroto público'. La "humanización" en las actividades del PEN Club es especialmente reconocida por los miembros de Oriente y Occidente".

Durante la conferencia se celebraron recepciones, por ejemplo, con el alcalde de Berlin, Klaus Schütz, en el Palacio de Charlottenburg, en la emisora Sender Freies Berlín y con el Presidente Federal, Gustav Heinemann, en el Palacio de Bellevue. Con motivo de la recepción en el despacho berlinés del Presidente Federal, Heinemann pronunció un discurso que se publicó en el periódico Frankfurter Rundschau del 17 de noviembre de 1972 con el título: "Los alemanes lo tenemos mucho más difícil con nuestros poetas". En este discurso, Heinemann también comentó sobre Heinrich Böll. El Bayernkurier escribió el 25 de noviembre de 1972 sobre el recibimiento por parte del Presidente Federal: "Y fue Heinemann quien se lanzó como un león paternal frente al crítico político Böll, quien por su parte no soporta la más mínima crítica, cuando dijo: 'El hecho de que usted escriba novelas es algo que la gente estaba dispuesta a soportar después de todo, pero su declaración política libre y sin ambigüedades es percibida por bastantes contemporáneos como inapropiada y presuntuosa'. [...] En realidad, Heinrich Böll debería mostrarse preocupado por haberse convertido en el portavoz de una actitud y un grupo determinados hasta el punto de que el Presidente Federal se preocupa por él y cree que debe darle su bendición".

Sin embargo, la conclusión de la reunión del PEN no significó un descanso para el siempre comprometido hombre de letras desde el punto de vista sociopolítico, y mucho menos la oportunidad de encontrar la paz para sus propios planes literarios. El motivo: el 19 de noviembre de 1972 se celebraron elecciones para el séptimo Bundestag alemán. Las elecciones confirmaron la coalición social-liberal, y por primera vez el SPD formó el mayor grupo parlamentario. Este resultado electoral fue sin duda también un éxito de la iniciativa de la iniciativa de los votantes socialdemócratas, aunque esto no sea tan verificable.

Ya sea en relación con el cambio de atención por las elecciones al Bundestag o no, se puede observar que las numerosas críticas a Böll, que parecían una campaña, se apagaron en los periódicos; sin embargo, las discusiones anteriores sobre él tuvieron un efecto económico. En el Express del 25 de noviembre de 1972 se informó de que los miembros de la DBG (Deutsche Buch-Gemeinschaft) habían expresado su desaprobación por la implicación política de Heinrich Böll y, como consecuencia, algunos proyectos de libros previstos no se llevaron a cabo. El editor de la DBG, G. Trageiser, se quejó en una carta a la editorial Desch: "Actualmente tenemos tantos problemas con nuestro volumen navideño de Heinrich Böll 'Retrato de grupo con señora' que no podemos incluir en nuestro programa un libro en el que se digan cosas simpáticas sobre personas e ideas de izquierdas por parte de cualquiera y de cualquier manera". Preguntado al respecto en una conferencia de prensa sobre el Premio Nobel el 23 de noviembre de 1972 en el Hotel Mondial de Colonia, Böll dijo: "Por supuesto, hubo una especie de boicot tras el apogeo de las polémicas de mí y contra mí, no sólo en las comunidades literarias. Eso se puede leer muy fácilmente en ciertas listas de bestsellers. En concreto, mi novela desapareció de la noche a la mañana, como pudiste ver, y ciertas librerías, no creo que boicotearan exactamente, sino que se retiraron. Están en su derecho, creo que es perfectamente normal que los malentendidos políticos tengan ese impacto en el mercado. Estoy dispuesto a pagar ese precio en un país donde la diferencia entre la crítica y la denuncia aún no es justiciable".

También se recuerdan las imágenes en blanco y negro de la ceremonia de entrega de los Premios Nobel el 10 de diciembre de 1972 en Estocolmo. Ante 3.300 invitados, Heinrich Böll (con un frac prestado), así como ocho estadounidenses y dos ingleses, recibieron los premios de la mano del príncipe heredero Carlos Gustavo. El secretario permanente de la Academia Sueca, Karl Ragnar Gierow, justificó el otorgamiento del premio a Heinrich Böll. Terminó su discurso en alemán: "Estimado señor Böll, una consecuencia natural de la falta de hogar, uno de los leitmotiv de su obra, es la aspiración que usted mismo expresó con las palabras: 'la búsqueda de una lengua habitable en una tierra habitable'". En el banquete ofrecido por el gobierno sueco para los premios Nobel esa noche, Heinrich Böll pronunció el discurso de aceptación. Heinrich Böll concluyó su discurso en Estocolmo diciendo que el honor de recibir el premio no era sólo para él, sino también para el país del que era ciudadano.

El año 1972 terminó con una nota conciliadora para Böll con una recepción ofrecida por la ciudad de Colonia en el Ayuntamiento Histórico con motivo de la concesión del Premio Nobel. El 29.

El 29 de diciembre de 1972, el alcalde Theo Burauen pronunció un discurso elogioso en el que describió al escritor como una persona que "no es amiga de las apariencias patéticas, que desprecia todas las apariencias y la ostentación".

Burauen calificó a Böll de "amonestador saludable por un amargo amor a la humanidad" y finalmente le pidió que firmara el Libro de Oro para " fundir los nombres de Colonia y Böll en un solo libro".

Este texto aparecerá íntegramente en la publicación La razón de la poesía a finales de noviembre y podrá pedirse o descargarse en www.boell.de.

 

Este artículo fue publicado en la página boell.de y traducido al español por Mauricio Sánchez.